More titles to consider

Shopping Cart

itemsitem

Synopsis

La Historia en sentido político, la construyen y escriben los vencedores. ¿Es lógico no? Los perdedores no construyen la Historia pero intentan reescribirla, falsificándola y tergiversándola recurriendo a sensiblerías. Un mundo construido por los perdedores sería la mediocridad total. La Humanidad en sí no existe, la humanidad está repartida en Estados, la existencia de un Imperio Universal o un mundo sin fronteras es un absurdo, sólo imaginado por ignorantes políticos. Los Estados surgen de los escombros de los Imperios, el verdadero motor de la Historia no es la lucha de clases, sino la dialéctica de Estados, la Historia es la Historia de la dialéctica entre imperios. La vida política internacional es polémica, hay pluralismo de Estados que están en perpetuo enfrentamiento entre sí. Los imperios no son eternos, por eso Escipión lloró ante las ruinas de Cartago, pensando que eso le ocurriría a Roma algún dia y así fue. Aunque el hombre tenga metas, planes, programas, ortogramas y prolepsis, pero la Historia como tal no tiene metas, ni fines, ni sentido, no hay causa final histórica, no hay un destino prefijado para los Estados, el “destino” lo decidirá la codeterminacion política entre el “amigo” y el “enemigo”, en una interminable “biocenosis social”, si hay “política” hay enfrentamiento, hay enemistad, pero si no hay política, hay anarquía y caos.

You can read this item using any of the following Kobo apps and devices:

  • DESKTOP
  • eREADERS
  • TABLETS
  • IOS
  • ANDROID
  • BLACKBERRY
  • WINDOWS